L'ampolla di Aclepio - La cervical

El omóplato como 'núcleo' de los movimientos de los miembros superiores

por Enrico Colmi

La cervical
El tramo cervical de la columna vertebral, además de cumplir la función fundamental de soporte y de coordinación de los movimientos de la cabeza, juega un papel importante en la regulación postural de los movimientos de los miembros superiores. Desde el punto de vista dinámico constituye una de las componentes de la cadena cinética* de los miembros superiores.
Desde y hacia la columna cervical salen y llegan:

  1. La innervación
  2. La circulación arteriosa y venosa
  3. La circulación linfática
  4. La circulación energética (meridianos)

de los miembros superiores.

Resulta evidente entonces la importancia de actuar sobre la columna cervical en los varios casos de patologías que interesan los miembros superiores y se entiende como, por otro lado, muchos de los problemas que se originan en la columna cervical puedan generar luego síntomas en otros puntos de los miembros superiores.

* Concepto de cadena cinética: en cada movimiento participan distintos segmentos o distritos del cuerpo que intervienen en conjunto en la ejecución de ese movimiento en específico; por esta razón, en el caso de una patología localizada en un distrito particular, se necesita actuar no solamente sobre el área directamente interesado, sino también sobre toda la cadena cinética implicada. En este caso: cervical > dedos; mano > cervical.


Los omóplatos
En la cadena cinética de los miembros superiores es fundamental la intervención de los omóplatos.
Los omóplatos son el ‘núcleo’ de los movimientos de los miembros superiores.
Usar los hombros (articulación omóplato-humeral) para impulsar los movimientos de los miembros superiores es una maniobra errada, posturalmente incorrecta.

  1. El movimiento parte del centro (núcleo) y no de la periferia. Un ejemplo es la rueda: iniciar un movimiento circular desde las manos sería como aplicar la fuerza sobre la circunferencia de la rueda, dando como resultado un gran dispendio energético; si el movimiento parte del centro (los omóplatos) con un pequeño impulso central se aplica una gran fuerza a la periferia, y se obtiene un gran ahorro de energía (de esfuerzo).

  2. os movimientos son más amplios, en todas las direcciones.
  3. El movimiento resulta provechoso desde el punto de vista de la economía energética, porque se utilizan músculos más profundos, más poderosos y puntualmente finalizados a tal propósito, manteniendo relativamente relajados los músculos superficiales y periféricos de los miembros superiores.

  4. La articulación omóplato-humeral trabaja en manera correcta, con la cabeza del húmero libre de girar al interior del acetábulo.

Nota: los movimientos del omóplato no deben involucrar la columna vertebral; la faja de los omóplatos tiene que ser totalmente independiente. Si los movimientos son correctos, los músculos profundos trabajan siguiendo su dirección principal (horizontal o vertical).
 

Patología de los miembros superiores
Tensiones y posturas incorrectas a nivel cervical y de la articulación omóplato-humeral provocan problemas no solamente locales, sino se trasmiten a todo el miembro (ej. el túnel carpiano). En éstos casos, si no se interviene sobre la causa al origen, el tratamiento puede resultar inútil.
Problemas localizados en la articulación del hombro pueden darse por causas agudas (a veces traumáticas). Un ejemplo de patología crónica es la periartritis omóplato-humeral. Los fenómenos de artrosis pueden ser causados por el mantenimiento de una postura incorrecta o por la repetición de movimientos incorrectos, aún pequeños (pero repetidos por periodos largos), que involucran el movimiento del hombro en lugar del omóplato (como en el caso de las amas de casa).
El codo puede ser víctima de patologías agudas (traumas) a través de movimientos que producen una sobrecarga de la articulación (ej. el codo del tenista).
La muñeca y los dedos pueden ser víctimas de patologías locales, pero sin una relación importante con dinámicas posturales: éstas son más a menudo una consecuencia secundaria de eventos a cadena que dependen de situaciones alteradas a nivel superior (cuello, hombros,…)

Corrección de los problemas de los miembros superiores
Posibilidad de una intervención externa: acupuntura, masaje (Tui Na), osteopatía, etc.
El sujeto puede contribuir activamente:

A través de la práctica regular de ejercicios mirados a mantener actitudes posturales  correctas y que corrigen los eventuales errores, posiblemente resolviendo problemas físicos.
Resultan particularmente útiles los ejercicios fundamentales de qigong y de las artes marciales chinas.

Videos de los ejercicios

1. Ejercicios para el cuello

 

2. Ejercicios para desbloquear los omóplatos y para la activación energética de los miembros

 

3. Ejercicios de relajación

 

4. Ejercicios para reforzar las muñecas y los dedos
© Copyright 2022 - Todos los derechos reservados
Corpo Mente Spirito
P.Iva: 03997200047
Cambiar idioma