La ampolla de Asclepio - La respiración (2)

PRANAYAMA: ejercicios de yoga para aprender a respirar

por Maria Antonietta Lamacchia, experta en psicosomática, Naturopatía y técnicas de relajación

El término sánscrito prānāyama designa los ejercicios respiratorios del yoga que conducen a la concentración del prana (energía contenida en la respiración dentro del organismo).
Pranayama significa ‘control de la respiración’, siendo prana la energía mística presente en la respiración, y yama: ‘control’.
(Desde Wikipedia, la enciclopedia libre)

EJERCICIO 1: VAYU PRANAYAMA
El Yoga – por ejemplo con la técnica del respiro del Viento Vayu Paranayama – enseña a gestionar situaciones de tensión particulares que no logramos neutralizar. Puede ser útil para tratar el insomnio también. Vayu es el Viento, el Purificador que acompaña el Yogui en su búsqueda de paz en el cuerpo y en la mente. Es un Pranayama importante: el control de las energías vitales por medio del respiro está ligado al Señor del Viento, Vayu.

Ejecución
Se puede permanecer sentados, con las piernas cruzadas, o acostados. Inspirar lentamente y profundamente, sin esfuerzo, por la nariz, sintiendo el aire que entra fresco y sutil a través de las narices que se dilatan. Espirar por la boca con los labios que se unen hacia el centro, manteniendo una pequeña abertura circular donde la lengua se acerca para provocar un silbido parecido al sonido del viento. Este silbido acompaña el vaciamiento de los pulmones, lento y gradual. Continuar respirando así por 5 minutos aproximados, el tiempo necesario para que se empiece a tener una sensación agradable y relajadora, una especie de entorpecimiento que lleva al sueño. Por esta razón puede resultar útil en casos de insomnio. El respiro no debería nunca ser un esfuerzo, sino debe ser lo más natural posible. Se puede repetir el día siguiente con paciencia en el caso de no lograr adormentarse enseguida después de la primera ejecución.

EJERCICIO 2: BRAMARI PRANAYAMA
Es el respiro de la abeja, Bramari Pranayama, más difícil del anterior, pero excelente porque lleva naturalmente a un estado de meditación si se lo ejecuta por un tiempo extendido. Ejecutándolo por algunos minutos ayuda el sueño y a relajar profundamente mente y cuerpo.

Ejecución
Mantener una posición correcta con piernas cruzadas y el torso bien derecho, sea en inspiración que en espiración. Emitir un sonido contrayendo la glotis e imitando el ruido de una gran abeja. Es importante no renunciar frente a los primeros fracasos: es posible que el ruido salga con la espiración, mientras es más complicado emitirlo con la inspiración. Igualmente habrá que producir el mismo sonido en ambas fases de la respiración para asegurarse que la ejecución del Pranayama haya sido correcta.

© Copyright 2022 - Todos los derechos reservados
Corpo Mente Spirito
P.Iva: 03997200047
Cambiar idioma