La ampolla de Asclepio - Insomnio

Fitoterapia y meditación: dos remedios útiles contra el insomnio

por Crisostomo Gervasi, maestro di Tui Na e discipline orientali

Una ayuda para contrastar el insomnio y poner fin a noches agitadas, empleadas a revolcarse continuamente en la cama y despertarse a la mañana totalmente cansados, nos viene de remedios naturales. El primero está asociado a la fitoterapia, capaz de resolver el problema de manera eficiente gracias a las propiedades de hierbas y plantas; el segundo está asociado a conceptos y técnicas de Meditación.

Fitoterapia
La relación entre ser humano y plantas comenzó hace mucho tiempo, cuando el hombre empezó a nutrirse de hierbas y de frutos varios, gracias a los cuales obtuvo bienestar y mejoró algunos de sus problemas periódicos. En un segundo momento el utilizo de hierbas para curar síntomas se volvió sistemático. Las plantas contienen elementos, generalmente llamados “principios activos”, gracias a los cuales se puede restablecer nuestra salud física y psíquica. El utilizo de hierbas en preparaciones sencillas, cuales infusiones y decocciones, explota no solamente el principio activo, sino por medio de determinadas mezclas se suman numerosos componentes que afinan el beneficio para el organismo. Atención, sin embargo, con usar mezclas de hierbas: sus cantidades y proporciones deben ser compuestas por mano de un Herborista Cualificado al fin de no causar daños a nuestro organismo. Hay que evidenciar, de todas formas, que en algunos casos es fundamental recorrer a fármacos bajo control médico. A continuación dos remedios que considero muy eficaces contra el insomnio:

En caso de insomnio tomar, antes de acostarse, una infusión de Melisa o flores de Tilo: sumergir en infusión por 5 minutos en una taza de agua hirviente, filtrar y endulzar con miel.

Las propiedades de estas dos hierbas son las siguientes:

MELISA: Conocida también como plantilla de cedro, abejera o toronjil, la melisa es una planta herbácea perenne que crece espontáneamente en Europa meridional y en Asia occidental. Puede alcanzar el metro de altura, tiene hojas de color verde intenso y un perfume parecido al limón. El nombre deriva del griego melisa, que significa abeja, porque atrae a estos insectos. Se cultiva como planta ornamental y también para sus propiedades aromáticas y médicas. Se cultiva también en escala industrial porque su esencia viene utilizada en gran cantidad en la producción de licores y perfumes.

Beneficios: uso oral – fiebre, insomnio, depresión, calambres, catarro, nerviosismo, histeria. Es calmante, sedante.

TILO: El Tilo es un árbol de notables dimensiones, puede alcanzar los 30 metros de altura, crece en prevalencia en zonas de colina y montaña hasta los 1500 metros sobre el nivel del mar; es muy longevo (supera de mucho el límite medio de la vida humana): 150-250 años aproximadamente, aunque se han encontrados tilos de 1000 años. El árbol cuenta con un tronco muy robusto y resistente. De hecho del tilo deriva la palabra tilloso o fibroso, que indica algo duro y tenaz. La copa amplia y redondeada está formada por hojas alternadas, asimétricas, con el borde dentado. Las partes utilizadas en herboristería son las flores y las hojas cosechadas durante el periodo de floración (junio-julio en el hemisferio norte), que luego vienen secados en lugares airados y con luz difusa.

Beneficios: uso oral – enfermedades por refrías, fiebre, insomnio. Calmante, aliviador.

 

Meditación

La meditación (del latín meditatio – reflexión) es, en general, la práctica de concentración de la mente sobre uno o más objetos, imágenes, pensamientos (o tal vez sobre ningún objeto) con fin religioso, espiritual, filosófico o simplemente para mejorar las propias condiciones psicofísicas. Tal práctica, en formas distintas, ha sido reconocida desde hace muchos siglos como parte integrante de todas las principales tradiciones religiosas. (Wikipedia, la enciclopedia libre)

La práctica regular de la meditación lleva a hacer del insomnio un recuerdo del pasado. Se puede decir adiós a las noches insomnes, cuando dormir por dos horas seguido parecía una eternidad. Muchas personas que habían precedentemente probado otros tipos de terapias o tratamientos para aliviar la sensación de inquietud y la baja calidad de vida causada por el insomnio han encontrado paz y solucionado el problema por medio de la meditación.

La meditación es una manera sencilla y segura de equilibrar el estado físico, emotivo y mental. Se pueden aliviar muchas molestias ligadas al estrés y relacionadas al equilibrio de nuestro organismo. Además, es una manera segura de curar y sanar nuestra consciencia que merece nuestra atenta consideración.

¿Cuáles son las primeras pautas para llevar a cabo la práctica de los ejercicios principales?

Siéntense cómodamente, sin cruzar las piernas, con la espalda derecha. Cierren los ojos delicadamente. Levanten las manos frente a ustedes (con las palmas hacia ustedes) y con los dedos de la mano izquierda extendidos y apoyados sobre la palma de la mano derecha.

Piensen en recuerdos agradables. Apoyen la lengua sobre el paladar. Inspiren con la nariz y espiren con la boca. Respiren lentamente según estos ritmos:

- Inspirar por 5 segundos
- Detener la respiración por otros 5 segundos
- Finalmente espirar lentamente

Repetir por 5 minutos. Este ciclo puede ser repetido tres veces o más durante el día. Construyendo adentro la “paz interior”, un lugar donde vuestra mente alcanza una dimensión cíclica de liberación espiritual; llegarán así a ser mucho más relajados y podrán decir de haber vivido un momento diferente en búsqueda de sus “YO”.

Como siempre les dejo un pensamiento positivo del gran maestro espiritual Omraam Mikhael Aivanhov:

“Todos ustedes quieren estar en buena salud, todos ustedes quieren vivir en paz, en amor, en alegría. Sin embargo no solamente no hacen mucho para alcanzarlo, sino se podría decir que a veces hacen todo lo posible para no alcanzarlo. ¿Cómo pueden pensar que todas aquellas bendiciones lloverán en sus cabezas así nomás? Para atraerlas es necesario hacer esfuerzos, ejercicios. Entre esos ejercicios, uno de los más eficaces consiste en el trabajo sobre el aura. Existen métodos de concentración para desarrollar el aura, pero el mejor de todos y el más seguro es la práctica de las virtudes. Con el amor vivifiquen vuestro aura, con la sabiduría ríndanlo luminoso, con la fuerza de vuestro carácter ríndanlo potente y con una vida pura ríndanlo límpido y claro. Cada virtud que desarrollen dona una nueva calidad a vuestro aura. Y ese aura vivo, luminoso, potente y claro atrae sobre ustedes todas las bendiciones del cielo”.

 

© Copyright 2022 - Todos los derechos reservados
Corpo Mente Spirito
P.Iva: 03997200047
Cambiar idioma