La ampolla de Asclepio - El papel del dolor

Escuchar el dolor

por Erica Giaccone, enfermera en S.C. Reanimación

Hay muchos tipos de sufrimiento, tantos que intentar hacer una lista solo serviría para faltar al respeto de los que se pasarían por alto. Dolores que solo se pueden imaginar remotamente si no se experimentan en primera persona, ya sean de naturaleza física, psíquica o social.

Cuando me pidieron que escribiera un artículo sobre el dolor me sentí un poco perdida porque me pareció un tema tan amplio y delicado que no podía ser abordado en pocas palabras de manera exhaustiva. El solo escuchar la palabra "dolore" provoca en la mayoría de las personas un sentimiento de miedo, probablemente porque se lo asocia a una situación donde es difícil, si no es imposible, afrontar la vida cotidiana con la consiguiente alteración de los hábitos y de las relaciones personales y a menudo inevitable aislamiento.

En los últimos años, afortunadamente, la concienciación sanitaria sobre el dolor ha crecido considerablemente hasta clasificar, según ciertos parámetros, algunos hospitales como "hospitales sin dolore". Ya no debe ser aceptada la idea de que es "normale" tener dolor y lo es también a través de instrumentos como escalas de evaluación, considerándolo como dolor percibido, También porque se sabe que una persona que no está abrumada por el dolor tendrá un enfoque más activo de la enfermedad, acortando, cuando sea posible, los tiempos de curación. Por desgracia, no siempre es posible curar y, cuando la medicina desde un punto de vista terapéutico ya no tiene eficacia, se habla de "acompañamiento a la morte" en las fases terminales.

En muchos casos, sin embargo, el dolor puede no sentirse como algo negativo, pero puede convertirse en una herramienta para mejorar, más precisamente es la forma en que nuestro cuerpo tiene de indicarnos lo que está mal en nosotros y dónde es necesario concentrar nuestra energía y nuestra atención. Y precisamente por este motivo hay que aceptarlo, escucharlo y respetarlo. Nuestro organismo se comunica con nosotros en todo momento, pero a menudo somos demasiado "presi" para escucharlo, así se lo ignora esperando que pase o recurriendo a la ingesta de analgésicos. El uso adecuado de un analgésico puede ser útil, pero para hacer que el dolor sea soportable no para ignorarlo. Un dolor ignorado está destinado a reaparecer con mayor frecuencia y con mayor intensidad, por esta razón si se aprende a prestarle la debida atención desde las primeras manifestaciones, cuando todavía es una molestia o un malestar, habrá más posibilidades de emprender un camino hacia el reequilibrio. Esa es precisamente su función. un estilo de vida sano y equilibrado que presta atención a las necesidades físicas, psíquicas y espirituales de nuestro organismo es sin duda el mejor camino hacia el amor; por el contrario, ignorar o subestimar, con o sin el uso de medicamentos, un mensaje de nuestro organismo conducirá inevitablemente a un malestar mayor. A menudo se espera de la medicina (cualquier tipo de medicina) una respuesta milagrosa sin estar en absoluto dispuesto a comprometerse en primera persona variando hábitos de vida incorrectos o dañinos (por ejemplo, en lugar de recurrir a un medicamento para el dolor de estómago después de un atracón, sería mejor evitar introducir cantidades y calidad innecesarias de alimentos). Nuestro cuerpo sabe exactamente lo que le lleva estar bien y lo manifiesta a través de peticiones que es muy útil aprender a reconocer y cumplir. La manera perfecta de hacer esto es escucharnos y dedicarnos a nosotros mismos "nutriendo" nuestro ser en su complejidad.

En una época donde parece haber la respuesta correcta para cada pregunta y mientras tanto la sensación de malestar y desconcierto parecen estar más presentes que nunca, la única pretensión de estas palabras es ofrecer el punto de partida para una reflexión personal para un posible enfoque diferente de nuestro dolor...

© Copyright 2022 - Todos los derechos reservados
Corpo Mente Spirito
P.Iva: 03997200047
Cambiar idioma